Un cortometraje de alumnos del colegio San Prudencio triunfa en Madrid

El trabajo de los estudiantes de 1º C de Secundaria “Rompiendo mitos” gana la quinta edición del concurso de Manos Unidas frente a otros 750 proyectos

de la clase ganadora posan en el cine Palafox de Madrid
Alumnos de la clase ganadora posan en el cine Palafox de Madrid

VITORIA. Jon Ander Otaduy

“Rompiendo mitos”, uno de los dos cortos con los que el colegio San Prudencio representó a Álava en la quinta edición del concurso de “clipmetrajes” de la ONG Manos Unidas, resultó el flamante ganador del certamen imponiéndose nada menos que a un total de 750 obras de las diferentes comunidades autónomas de España.

Tras vencer a nivel del País Vasco, hace tan sólo tres semanas en el Centro Cultural de Otxarkoaga de Bilbao, el pasado sábado tocó madrugar para viajar al madrileño Cine Palafox, donde se celebró la gran final. Para ello, una treintena de personas -entre alumnos, profesores, padres, editores y miembros de Manos Unidas Álava- se subieron al autobús facilitado por el propio centro escolar rumbo a la capital a las 6.30 horas. «En el viaje de ida todos estábamos calladitos y muy nerviosos», confesaron Clara, Marina, Iker y Unai, cuatro de los alumnos de la clase 1º C de Educación Secundaria que no quisieron perderse el evento. Este último tuvo incluso que sacrificar su decisivo partido de liga, un esfuerzo que «ha merecido la pena».

Sigue leyendo

«La ambulancia tardó hora y cuarto en venir a recogerme del suelo»

Una mujer de 70 años denuncia la demora de los servicios sanitarios tras sufrir una aparatosa caída en la Avenida de Los Huetos

Dolores, mientras esperaba a la ambulancia.

VITORIA. Jon Ander Otaduy

El lunes 5 de mayo no es una fecha que Dolores Torre vaya a recordar como un día cualquiera de su vida, porque esta vitoriana de 70 años sufrió un auténtico calvario durante esa jornada. Todo comenzó sobre las 13.00 horas, cuando la mujer volvía de dar un paseo con su perra y, sin darse cuenta, pisó en un hoyo que permanecía oculto entre la hierba. Se fracturó un pie. Un taxi la llevó al hospital Txagorritxu, donde fue escayolada y advertida de que bajo ningún concepto podía apoyar la extremidad lesionada debido al avanzado estado de la osteoporosis que padece -un 54% de minusvalía-.

Para su sorpresa, fue trasladada a la calle donde reside, la avenida de los Huetos, también en taxi y no en ambulancia. «Los taxis te dejan en la acera y para llegar a mi portal hay que atravesar una pequeña plaza y subir un peldaño. No podía andar ni tenía muletas para intentar avanzar», lamenta la mujer, que debido a su enfermedad no tiene fuerza para sujetar su propio cuerpo. Como solución improvisada, Dolores llamó a su hija -que tiene también una minusvalía del 68%- para que la ayudara a llegar a casa. Sin embargo, a la hora de intentar subir el escalón, se quedó a medio camino y perdió el equilibrio hacia atrás, apoyando el maltrecho pie, que no aguantó el peso y cedió, por lo que cayó al asfalto de espaldas y se golpeó las cervicales.

Sigue leyendo

“Menos mal que lo perros fueron a por mí y no a por un niño”

Un adolescente de 16 años que fue atacado por una pareja de canes en el Casco Viejo asegura que se le echaron encima sin razón alguna

Eneko muestra algunas de las heridas que le causaron los mordiscos de los perros.
Eneko muestra algunas de las heridas que le causaron los mordiscos de los perros. Foto: Rafa Gutiérrez.

VITORIA. Jon Ander Otaduy

Lo que comenzó como una tarde tranquila y divertida con sus amigos para Eneko tuvo un desenlace algo más que desagradable a la hora de volver a casa por la noche. Tras abandonar un conocido local de ocio ubicado en la calle Portal del Rey, este joven de 16 años se despidió de su cuadrilla pasadas las 23.00 horas del jueves para desviarse por la calle Nueva Fuera en dirección a su domicilio. Sin embargo, al llegar al cruce con Abrevadero y sin previo aviso, dos perros que en ese momento se encontraban sueltos se abalanzaron sobre él y le provocaron diversas heridas por mordiscos en la pierna y en el antebrazo derechos.

«Yo iba andando solo y vinieron hacia mí sin hacerles nada», aseguró. Mientras era atacado, Eneko lanzó varios gritos a la persona que estaba al cuidado de los animales -un vecino del barrio al que reconoce de vista-, quien, a pesar de la gravedad de la situación, se acercaba lentamente. «Veía que los perros me estaban mordiendo y aun así bajaba despacio». Ante la parsimonia del hombre, el joven le exigió que se diera prisa bruscamente y utilizando alguna descalificación, a lo que éste respondió con un avance aún más pausado. «Se lo pedí de malas maneras pero es que estaba asustado y alterado», explica la víctima del ataque.

Sigue leyendo

Los inventos vitorianos triunfan en Ginebra

Las patentes de la empresa de mobiliario urbano solar, Insopol, son premiadas en una feria internacional con más de 1.100 propuestas

a.
Vázquez-Illa y Sánchez Mansilla posan junto a la copa a la mejor invención española.

VITORIA. Jon Ander Otaduy.

La empresa vitoriana Insopol, dedicada a las integraciones solares en poliéster, fue una de las grandes vencedoras en la Feria Internacional de Inventos de Ginebra, una prestigiosa cita que tuvo lugar del 2 al 6 de abril en la ciudad suiza, en la que se dieron cita más de 1.100 proyectos de todo el mundo.

Las soluciones que propone la firma local están enfocadas a la fabricación de mobiliario urbano, construcción y automoción para la “smart city” (ciudad inteligente), y no hay duda de que el jurado quedó impresionado con ellas. No en vano, las patentes de Insopol se alzaron con la copa a la mejor invención española en todas las categorías y la medalla de oro en la sección de medio ambiente, ingeniería civil, construcción y arquitectura, con la mención especial del jurado internacional, es decir, el máximo reconocimiento posible.

Sigue leyendo

Los alaveses también queman rueda

El piloto vitoriano Asier González-Urria representará al País Vasco en el “Open Slalom Drift”, un campeonato automovilístico en auge

Asier González-Urria posa junto a su BMW M3 modificado para competiciones de ‘drift.
VITORIA. Jon Ander Otaduy.

Con la excepción de aquellos que hayan vivido en Japón y de los apasionados de películas como “A todo gas”, es lógico no estar familiarizado con el término “drift”. El origen de esta palabra se remonta al país asiático y a la década de los 70, cuando esta forma de conducción fue creada por corredores que bajaban por carreteras de montaña a alta velocidad con el derrapaje como técnica.

Hoy dicho estilo de pilotaje está adaptado a circuitos y son muchas las competiciones existentes, especialmente en Japón y Estados Unidos, aunque el fenómeno cada vez tiene más presencia en España. «Se podría decir que para nosotros el “drift” acaba de nacer, pero creo que tendrá un gran crecimiento, igual que ha ocurrido en el extranjero», aventura Asier González-Urria, un apasionado del derrapaje desde 2006.

Sigue leyendo