«Acoger es ayudar a revivir»

La protectora de animales APASOS busca voluntarios que cuiden perros y gatos de forma temporal en sus casas

Un cachorro asoma el hocico en la perrera municipal de Vitoria. Foto: Noelia Martínez
Un cachorro asoma el hocico en la perrera municipal de Armentia. Foto: Noelia Martínez

VITORIA. Jon Ander Otaduy

Naiara es una joven alavesa que lleva siete años colaborando desinteresadamente con la asociación protectora de animales Apasos y once meses abriendo la puerta de su casa a perros que precisan de un cuidado más personalizado y especial que otros. Su último huésped se llama “Cameron” y fue encontrado atado a un árbol, abandonado por su dueño. «Llegó a la perrera con medio añito y se escondía de las personas que venían a adoptar por miedo», confiesa la voluntaria, que lo cuida en su vivienda desde hace aproximadamente un mes. «Ha mejorado mucho desde que lo tengo. Aún recula si tengo visitas pero ya no es lo de antes».

Este animal, como muchos otros que viven en las instalaciones del Alto de Armentia, necesita socializarse con el ser humano en un ambiente menos hostil y estresante que el de una perrera municipal, al menos hasta que esté preparado. Es por ello que Apasos anima a todos los ciudadanos que quieran y puedan cuidar de algún animal a dar el paso. «Nadie que acoja está obligado a cumplir plazos. Si pueden tenerlo aunque sólo sea una semana ya están ayudando», asegura Martín Martín, el vicepresidente de la asociación, que distingue cuatro grupos de perros como preferencia a la hora de ser auxiliados. «Los viejitos, los recién nacidos, los que tienen poco contacto con las personas y los que acaban de salir de una operación, que son los que más lo necesitan».

Quienes se animen no deben preocuparse por el dinero, ya que Apasos se hace cargo de todos los gastos que origine el animal recogido. En cuanto a las tareas, basta con hacer lo que más convenga a la mascota. «Si le cuesta relacionarse con la gente sería bueno procurar que poco a poco fuera superando esa barrera y si está malito porque tiene una pata rota, pues lo mejor sería intentar que descanse mucho».

Pocas casas
Actualmente la asociación cuenta con 13 hogares de acogida, un número insuficiente. «Necesitaríamos al menos 20, aunque luego hay rachas en las que nos vendría bien tener el doble», aclara Martín. No en vano, la perrera recoge aproximadamente 2.000 animales cada año.

«En mi caso la experiencia ha sido muy positiva. Desde que empecé el año pasado he tenido siete animales acogidos y voy a continuar haciéndolo», afirma Naiara, que reconoce «sentir un poco de pena» cuando le toca despedirse de alguno de sus amigos. «Al ver que se va tienes que pensar que va a estar muy bien con sus nuevos dueños y que hay más criaturas con problemas a los que puedes ayudar».
Aquellos que quieran más información pueden visitar la página web de la asociación o bien llamar al teléfono 657 896 167.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s